domingo, 6 de septiembre de 2020

Agradecida

Una vez más, puedo escribir recreándome con una sonrisa los bonitos recuerdos que he vuelto a crear en nuestras vacaciones.

Es curioso, que siempre he pensado que soy una persona solitaria, al ser hija única, y que he podido estar sola y bien toda la vida. Por el contrario, cualquier persona que me conozca sabe de la necesidad que tengo de rodearme de los míos, mi familia y amigos, y de lo que me hacen sentir cuando comparten su tiempo conmigo.

Hemos estado en Madrid y en Castro Urdiales, aprovechando todo el tiempo posible para descansar, construir y disfrutar y creo, que nos ha salido de la mejor manera que podía ser, dentro de los tiempos que corren.

Quiero dar gracias a todas las personas que nos han buscado para echarnos unas risas, y a los que se han apañado para dedicarnos un ratillo, porque eso, es el mayor regalo que podamos tener.

Gracias a mi compañero de viaje, por apostar de nuevo por mi tierra, siendo eternamente generoso, y a mi niña que hace que todo lo que veamos y vivamos tenga un millón más de colores.

Regreso a Córdoba, la ciudad que ahora me acoge, para afrontar, enfrentar y superar, todos los retos que se nos ponga por delante.

Espero de corazón reunir la voluntad suficiente para seguir demostrando que quien quiere puede, y que vosotros también supereis vuestras barreras.

Besos de los buenos y recordad que el secreto es ver lo maravilloso que tenemos en las pequeñas cosas, que de esas tenemos miles...

viernes, 21 de agosto de 2020

Salidas y Metas

Al hablar con madres que me rodean me entienden, imagino que todo el mundo necesita unas rutinas, y unos empieces y unos finales para llevar la vida más o menos ordenada 

Mi caos y mi carácter hace que lleve las cosas mejor con ellas, aunque sean pocas, y estos momentos que nos están tocando vivir me hace estar en una situación un poco oscura, siempre me acuerdo de el túnel que hay en un pueblo cerca de Castro Urdiales, el túnel de Mioño, que cuando pasabas por el, como estaba oscuro, solo veías la luz al final del túnel pero en este caso, cuanto más te acercas no se hace más grande el puntito y más nítido, sino que se sigue alejando, sintiendo que todo lo que has avanzado hasta ahora, no ha servido para nada.

Como madre, sé qué figura soy frente a mi hija, que tengo que dar ejemplo y seguridad, buscar soluciones, proteger y cuidar, y hacer todo lo más llevable posible, pero cuando ya somos mayores, a pesar de tener padres, la figura más autoritaria que tenemos en estos casos tan extremos, es el gobierno, de ahí su nombre, y el gobierno, lo poco que sé es que está callado y no nos dice una mierda de las cosas que están valorando, de lo que están estimando, del camino que van a seguir, de los métodos y medidas que van a tomar ni qué carajo van a hacer...
No hablo de derechas, izquierdas ni de al centro o 'pa dentro', hablo de que dentro de menos de 1 mes se supone que nuestros hijos deberían empezar el colegio, es decir, acaba el verano, las vacaciones, empieza la era lectiva, nosotros ahora después de todos estos meses necesitamos hacer algo para sentirnos seguros, realizados, cotizados...todo lo que sea una seguridad, o un orden, un ¡algo!, Y no sabemos una mierda.

Ahí tengo el uniforme del año pasado que por si las moscas le probaré a mi hija por si hay que 'estirarlo' para estos meses antes del frío, no compraría ni libros porque igual con algunas fotocopias la da para colorear circuitos con 4 años...y ¡poco más! No voy a aspirar a buscar trabajo porque para que voy a pagar el 90% de mi sueldo para que otra persona cuide a mi hija, para eso la cuido y la vivo yo, porque ni se sabe lo que va a durar esto ni si puedo contraer la covid y durar viva menos de lo que pensaba.

Tengo la sensación de que las cosas que me ilusionaban, que como todos es reunirnos en familia, salir por mi Madrid y patearmelo, irme a un buen cine o a un teatro, admirar museos y monumentos...todo es convivir en sociedad...así que lo único a lo que me aferro es a vivir con mi propia familia , dar paseos por senderos y si cuadra un sitio semi vacío, tomarme un algo fresquito para volver a casa.

Después de toda esta pataleta de niña pequeña, quiero aclarar que soy consciente de la mega suerte que tengo, mi pareja trabaja, no tenemos un negocio hostelero o que haya sufrido una gran perdida por la covid, tenemos casa, comida, salud... sé que a unos les está tocando de lleno más esto, pero como todo en esta vida, cada uno contamos lo que nos afecta personalmente.

Si esta situación la extrapolas a gente por ejemplo en Venezuela, que si antes las pasaban putas ahora estarán pasándolas canutas, a los que no tienen trabajo y tienen unas responsabilidades que no se mantienen solas o a gente que está luchando por salvar una vida, incluso la suya...te da la perspectiva de que estoy en el mejor nivel (como en la película de El Hoyo).

Por eso y porque sin esperanza no se vive quiero pensar que todo esto pasará, no el puto bichito que mutara de nombre...sino que quiero pensar que este ostión que nos ha dado la vida, que ha puesto patas arriba todo nuestro mundo hará que aprendamos a adecuarnos a unos nuevos tiempos, que nos ha llegado de sopetón en lugar de evolucionar suavecito, pero que a lo mejor el cambio va a permitir que encajemos más en la sociedad y en liberarnos, (al menos a algunas profesiones), de tener que ir físicamente a un sitio en unas horas establecidas para cumplir objetivos de la empresa.

Vamos a ver cómo evoluciona todo esto, por ahora los contagios crecen y veo que o se nos mete en casa o nos vamos a la M.
Un saludo.

sábado, 15 de agosto de 2020

cambios

Si me preguntan qué ha cambiado para mí estos últimos 10 años, puedo afirmar que han hecho de mi, creo que mejor persona, más paciente, menos irascible, más madura (en ocasiones), más autosuficiente y más exigente (sobretodo con el tiempo).
Y es que, el tiempo, aunque tardes en aprenderlo, lo es todo, y se va y no te enteras, pero cuando ya adquieres una edad, unas responsabilidades y cierta visión, te das cuenta que tienes muy poco tiempo para tí, muy poco tiempo para los que quieres y sobre todas las cosas, que no tienes tiempo para gilipolleces...(ni para Gil..... Bueno ya me entendéis).
Creo que si dejamos de tener unas exigencias supremas y críticas, en base a todo, debemos pensar que somos humanos, que cometemos errores, que nadie es perfecto, que todos la cagamos (o somos falsos en algun momento, o no decimos la verdad por no dañar, o nos quitamos el.orgullo y no somos unos mierda por ello..).
Lo que tengo claro es que las personas hablamos más por lo que hacemos que por lo que decimos (si, soy una bocachancla, ya te dije que no somos perfectos), y en lugar de juzgar a mengano por lo que te dice Mariano, debemos quedarnos por cómo te trata mengano y si tiene o no buen fondo.

Dicho lo cual, y sabiendo que tengo muy pocos amigos, pero muchos conocidos me dispongo a creer que por saber que soy la hija de tal, o que vivo en su pueblo, recibo solicitudes de amistad en el Facebook, que si hace 10 años o más aceptaría porque era la novedad, ahora no acepto simplemente porque no me interesan o porque no son mis amigos. Gente que no me sabía ni su nombre a no ser que vea la foto del perfil.
Antiguamente me metía más en Facebook para contar mi vida pero ahora lo hago para colgar cosas mías, trabajos o cosas que me interesa tener en el muro como manualidades o gustos, o compartir una noticia interesante...y no quiero que un desconocido vea dichas cosas, porque no me interesa...
El Facebook se ha convertido en un sitio más de cotilleo de qué será de esta o este, a ver si está casado o más gordo, a ver si le va bien la vida o le va mal...y es que eso, si me interesa llamo a la persona, o le escribo un wasap o quedo con ella y me tomo un vino.
Recuerdo una vez, que la hija de una amiga de un familiar mío, dijo a otra familiar que yo era una estúpida porque me solicito amistad, y yo en lugar de ignorarla, tuve la decencia de escribirle un mensaje privado diciendo la el porqué no la aceptaba, la puse algo así.
Hola fulanita, siento declinar tu solicitud de amistad, sé que tu madre o tú sois amigos de mi familia, pero sinceramente, no te pongo ni cara, me suena tu apellido, pero al igual que no preguntaría a alguien cuál es tu teléfono para contarte mi vida, no quiero abrir mi puerta o mi ventana a que entres a ver mis cosas, como no lo haría con un extraño.
Bueno pues me puso fina, que si mi familiar se enterara que soy así se avergonzaría de mi, que si tal y cual...
Mira señora, mis 41 años me han costado para que se me juzgue por algo tan sencillo como le he explicado, no soy simplemente un gesto, váyase a sus cosas y déjeme vivir como me plazca que yo no la juzgo por solicitar una amistad que no existe.
Tan solo quiero decir que la gente que tengo aquí o en otro sitio, es porque me interesa o me une algo y que lo demás, me es indiferente, no a malas, simplemente hay cosas que son así y ya está.
Besitos, imagino que os habrá pasado y habréis pensado igual.

jueves, 13 de agosto de 2020

Un p*to regalo

A veces me pasa, salgo de mi cuerpo y me pongo a pensar en las cosas más vanales que existen, o en las más profundas, es como si por un momento dejara de estar conectada a lo que ahora soy, a lo que esta puta sociedad ha fabricado, o a lo que la vida había pensado para mí...

Es entonces cuando pienso en escribir este blog, este mismo que ahora lees y me doy cuenta que si estás aquí, es porque quieres y que si tienes la mala suerte de conocerme, sabes que soy una tía muy sincera, y te voy a decir una cosa, una que me he dicho a mí misma y que creo que te puede hacer falta...

Aquí, dónde te ves, con tu móvil, tu casa, tu trabajo, tu vida, tus hij@s...tu salud y tu dinero (poco o mucho, aunque solo te dé para comer), tus planes de vacaciones o de ir a Disney world, hasta la cita para la pedicura...todo, TODO lo que tienes...no te pertenece...

En una décima de segundo se te puede ir todo a la mierda, prolongando tus sueños o jodiendolos para siempre...desapareces, o desaparece, así sin más, y la vida ¡sigue como nada!

Hemos tenido la suerte (muchos piensan que desgracia)...de vivir en un sitio que dentro de lo que cabe, tenemos muuuuuchos derechos y caprichos, y si no, tenemos cierta facilidad de cumplirlos...entiéndeme, esas personas que vemos por las que piden las ONG's no están en tu nivel, tengas el que tengas y tú lo sabes...

Dentro de toda la porquería que nos rodea, ese odio que estamos criando y creando, observando al prójimo, juzgandolo como si nuestro alma y nuestras actitudes pudieran ponerse sobre bandeja de Oro, y ese afán acusica y chivato de criticar a otros, como si se nos pudiera limpiar la culpa de las mil cosas horribles que hemos hecho... eso, nos hace ser más repugnantes aún... (Yo parezco la vieja del visillo contando jóvenes sin mascarilla pero a veces me la bajo para respirar).

Pero cuando fijas la vista en lo básico y te das cuenta que no eres nada, que no eres nadie...que una enfermedad y operación se te puede complicar, que los accidentes pasan, que nadie, al nacer te dijo 'tranquilo, tienes unos 85 años de vida, como suele ser la media', o que te va a funcionar todo perfectamente desde que naciste, o que tu trabajo es 'pasiempre'...

Nada, NADA nos pertenece, ni tenemos un derecho que no nos puedan quitar...

Con todo esto, solo quiero deciros, y quiero recordarme...(muchas veces tengo que poner los pies en el suelo porque floto demasiado)...
Que valoremos lo que tenemos, porque es un puto regalo que lleva su relojito al lado...que de la noche a la mañana desaparece y adiós muy buenas...así que en lugar de lo que no podemos tener debemos pensar, aceptar y disfrutar de lo que tenemos, porque lo que tenemos nos da algo, pero lo que no tenemos no nos da un mojón.

He dicho.

domingo, 26 de julio de 2020

Smell the Magic

Es curioso algo que me pasa cada vez más frecuentemente, según va pasando los años...vamos perdiendo la capacidad de ver y creer en la magia.

Siempre he sido una niña, aún ahora, encerrada en el cuerpo de una mujer cuarentona...gracias a que he sido madre, puedo exaltar más aún mis dotes de hacer el payaso, sin vergüenza ninguna, más bien con orgullo, dándome igual lo que piensen los demás, es más, me gusta pensar que se escandalizan...yo es que lo veo normal, aunque yo misma no lo sea.

El caso es que desde pequeña me he creído todo, soy muy inocente, y a pesar de que la vida te va dando palos ( a mí me trata muy buen, debo ser su niña mimada), pues eso, que siempre he creído en el amor a primera vista, en los príncipes azules, en que los gnomos de jardín cuando anochece se van a sus casas y en los fantasmas (suelen salir en las discotecas, no en los castillos).

Una de las cosas que más me gusta, es conocer la historia de amor de la gente que me rodea, siempre son historias de casualidad, que unen a dos seres, y los elevan a los cielos, sintiendo que tus pies flotan a cada paso, que hacen de tí ser mejor persona y más feliz aún con los problemillas que tenemos en el día a día, y aún así...si les preguntas...¡No creen en la magia!
Pues entonces díganme amigos ¿Cómo llamamos a eso entonces?

Claro es, que tenemos que poner algo de nuestra parte, y el señor Destino, también hace de su parte (no quiero enfadarle que también me suele tratar bien), pero vamos, que cuando algo así surge y nos hace creer en que hay algo, alguien que nos puede llevar a ese limbo de la idiotez absoluta y que nos palpite la patata, eso, amigos, es magia pura.

Si os preguntáis a qué viene todo esto, es porque a pesar de éste magnífico e inigualable (espero) 2020, miro a mi pareja, miro a mi niña, y creo en la magia pura...porque sé que a pesar de que ahora sí creo que estuviéramos destinados, mi compañero de viaje y yo, vivíamos lejos (432 km) y teníamos casi una 'vida firmada'...y sin embargo, se alinearon los astros para que nos conociéramos 7 años antes de iniciar nuestra relación y nos juntó justo, cuando más solos nos sentíamos.

Pronto haremos 9 años de experiencias, y cuando le veo, o cuando los veo (a el y a nuestra pequeña), pienso...joder, ¡cuanto les quiero! Cada día más, y me enamoro de más cosas y más momentos que superamos, porque lo de ser padres, ha abierto una habitación distinta a nuestra idea de lo que era una pareja, y porque, a pesar de que casi siempre, por la pequeña, estamos en esa otra habitación, seguimos buscando nuestro antiguo rincón, para ser esa otra parte, que seguimos siendo, pero que ahora 'no es TAN prioritaria'.

Moraleja: La magia existe, si no la ves, cambiate de ojos.

miércoles, 13 de mayo de 2020

NO OLVIDEMOS

Ya hace taitantos días que nada es como antes, hemos visto el lado bueno, y el lado malo de las personas, hemos vivido lo mejor y lo peor de estar encerrados en casa, de salir con miedo a la calle, de no poder llevar al cole a nuestros hijos o poder visitar a los abuelos el finde.

Creo que la vida nos ha dado una ostia de realidad, como ese niño mimado que ha nacido bajo el ala de una familia millonaria y se da cuenta, que hay cosas que no puede comprar, como la salud, como los momentos más básicos, como los derechos que se supone que eran tan evidentes.

Mamá vida, es la puta ama, y hace lo que quiere, que por eso es la vida y por eso decimos "así es la vida"....Demasiado poco decimos estas palabras...nos daba toquecitos incómodos en la espalda normalmente pero las verdaderas ostias, lo más normal es que nos las diera pocas veces al año...

Llevo tiempo desconectada de la tele, tal vez para curarme en salud y no tener sobre información o no saber de qué está yendo todo esto, pero ahora que han pasado dos meses, y me considero que estoy lejos, miro atrás y a los lados, miro de frente...y veo todo devastado, como el que ve el incendio del Amazonas y pienso, primero que no estoy lejos, estoy en la parte más honda del iceberg, la que está más sumergida, y lo segundo, que para salir a flote y estirar los brazos en la punta ni sumergida falta mucho.

No es exagerado cuando digo que faltan muchos esfuerzos, mucha solidaridad, mucho amor, mucha energía positiva, muchas manos, mucho ceder...y poco orgullo, poca vista sólo hacia uno mismo, poco odio, poca puta desinformación (estos son los que no se leen las instrucciones y luego se quejan de que les faltan tornillos o les ha quedado mal su mesilla de noche).

Hago un llamamiento a NO OLVIDEMOS... Creo que por muy tonta e ignorante que he visto a los que más ruido hacen, hay una lección básica que aprender, que no hay NADA DADO POR HECHO y que de aquí se sale al unísono o no se sale (en esto los animales nos suelen dar mil lecciones y no les hacemos ni caso).

Dejemos de ser el niño caprichoso que lo ha tenido todo y solo llora y se queja de que le han quitado su último iPhone, y cojamos fuerzas para poner todo lo que tenemos sobre una mesa común, redonda, sin jerarquías, porque "cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar"...y porque "a quien madruga Dios le ayuda", y no hay que pensar que no pasa nada porque no tenemos barbas y no somos creyentes...miremos más allá de nuestros propios ombligos...por ti, por mi, por nuestros hijos y nietos...

La situación es la que hay y ya se sabe cómo afrontarla, ahora hay que hacerlo...

Un abrazo familia

domingo, 3 de mayo de 2020

UN ALGO PENDIENTE

En todo este tiempo vivido, me refiero a estos últimos acontecimientos, a pesar de saber que mi día a día con mi familia es estar al 100% por no decir al 1000% y dar la mejor de las caras (aunque no siempre se me de bien).
A pesar de ser consciente de que si Dios quiere, no se volverá a repetir y estoy viviendo una época maravillosa con Vega y con Raúl en la que estamos viviendo mil aventuras y mil emociones y eso es algo que de otra manera no se puede vivir..

A pesar de apreciar quedarme en casa sin tener que dejar a mi hija y absorberla, hasta la última potencia, sentirla y vivirla como nunca...y disfrutar de todo ello como si fuera el primer día de confinamiento...
A pesar de todo ello, tengo una sensación de vacío y de perdida...me faltan personas y momentos, tiempos y risas, borracheras y sensaciones...y eso tan solo se consigue con la ansiada libertad...poder ir y abrazar a mis seres queridos de Córdoba, salir con mi familia por Córdoba o subir con ella a Madrid, que me abran la autopista y pueda ir a lo de siempre a donde siempre, a mí Madrid y a mí Castro, sentir que están, que está, dónde siempre, de la misma manera...no pido más...salir con Raúl y hacernos nuestras escapaditas de novios, solos, pasear por Boadilla con los abuelos, ver a todos los amigos, a la familia...es tan importante!
Por eso pido a las personas, a los familiares y a la gente que siente lo mismo que yo siento por ella, ese sentimiento puro de decir que bien! Estás aquí! Que si sabes que estoy cerca que me contactes, que me llames, y que si ves que tiened un rato que me digas..oye! Nos vemos a esta hora? En este sitio? Porque lo único que sé es que las ganas que tengo de sentir eso, que estáis.... es la misma que necesito para respirar, es el abrazo que necesito para saber que todo irá bien, y es el empujón que me va a servir para coger fuerza para coger el "mundo nuevo" que nos espera...
Si lo sientes, y si quieres...tenemos un algo pendiente.