Pensamientos interrumpidos


Iba a escribir una frase bonita...para empezar este post, tal como.. "no hay nada como desconectar..." Pero de repente mi pensamiento ha sido interrumpido por un gran pedo que se ha tirado una señora, no sé si la que está enfrente o la siguiente...un pedo largo, de esos que te dejan vacío y hasta con ganas de aperitivo, me he quedado mirando para ver quién era, normalmente cuando haces eso rodeado de gente al poco miras 'por si te ha oído alguien', pero no...ninguna de mis dos sospechosas se ha girado, son mayores, tienen veteranía, que se traduce en pocas vergüenzas y mucha sabiduría...

Así que mi post, que iba a ir de hablar de lo necesario que es desconectar y cambiar de entorno y hábitos, así como de volverlos a retomar....se va a convertir en 'qué gusto es ser mayor'.
Quiero romper una lanza a ser mayor, todos sabemos lo positivo de haber sido joven, sin más responsabilidad que estudiar y aprobar, teniendo tiempos infinitos para comer pipas y gusanitos sentados en cualquier banco se cualquier parque...pero...¿Y las ventajas de ser mayor? Haberlas hailas aunque con el inconveniente de que te duelen mas partes del cuerpo.
Cuando eres mayor descubres lo maravillosa que es la libertad, la independencia, y el no tener que dar explicaciones a tus padres de a qué hora te levantas o a que hora te aceistas, eso sí, todo esto atado a unos grilletes de facturas, préstamos hipotecarios o trabajos mal pagados en los que empleas ese tiempo tan libre, que se convierte en dos horas para series y uno 'para la casa'.
También al ser mayor y trabajar te hace tengas dinero para caprichitos (pocos) y puedas comer lo que te dé la gana (ahora con el real food de moda se jodió todo eso).
Pero sobretodo es que el hacerse mayor te da experiencia en la vida, y poco a poco te vas dando cuenta de lo que en realidad quieres o no quieres, y lo que importa o no importa.
Pero a mis 42 me doy cuenta que estoy en esa etapa de la vida entre la juventud y la senectud en la que estás puteada con niños, comidas, trabajos y obligaciones y no te ves, ni como un joven que solo tiene que empollar y mantener actualizado su móvil, ni en la jubilación de 'ahora me voy a tocar mis partes con las dos manos'.
Lo bueno que tiene mi edad es que aún me duelen pocas cosas, tengo energía y vitalidad, soy positiva con el mundo que me rodea y que me siguen valiendo las tallas M.
Es por esto por lo que quiero agradecer a la vida, que me está dando tanto, y por lo que voy a terminar este post, dando gracias también a mi chico, a mi mochuela y a estas peazo vacaciones que nos hemos pegado que han hecho que coja fuerzas para mil batallas más.
Vengo cargadita de magia de mi Castro Urdiales y parto a mi destino, preparada para comerme el mundo.
Besitos

Comentarios