CUENTOS DE CUARENTENA




Margari es la mayor de 3 hermanos, tiene una familia muy clásica, y vive en un pueblo muy cerrado, bastante aburrido (para que negarlo) y su vida, no pinta de un color mejor...


Duerme en la habitación de su hermano pequeño, Antonio (24 años), en la flor de la vida está el chico, se acaba de echar novia, la típica hija única, gorda, que come por 3 y que encima, es contestona... Margari, y su hermana siguiente, Carmen, odian a la chiquilla...siempre han podido controlar a su hermano, que es más flojo que un flan recalentado...y ahora, se deja manduquear por la estrafalaria niña repelente...y todo para que Antonio conozca lo mejor del sexo, después de haber aguantado el escucharle hacerse pajas casi todas las noches en la cama de al lado y recoger cleenex a primera hora de la mañana (compartir habitación y ser familia numerosa es lo que tiene).


Margari está estudiando para trabajar de lo suyo, realmente son cosas de esas de ciencia, sus powerpoints eternos acerca del cultivo de los garbanzos no invita a que se pregunte acerca del tema.
Es tan pava, que a pesar de querer sacarse una oposición, no puede recordar un absurda contraseña, así que la tiene apuntada en un pos-it, pegado al ordenador (para más inri), pensando que los demás son aún más tontos que ella...

Lo que no sabe, es que la estrafalaria de su futura cuñada, cuando se aburre, lee sus mails, y se rie al leer lo que piensan de ella las putas de sus cuñadas, y lee los mensajes que la mandan, no olvidando poner visto sin leer...informática básica.

Todos los días pone la mesa a su padre, más bien las dos, el hijo macho no tiene porqué mover un dedo, y se come y se afirma a todo que sí...

En las noticias ha salido una noticia de una nueva muerte de una mujer a manos de su marido...!algo habrá hecho" y todos en la mesa callan, posiblemente porque piensen que es verdad en determinada manera...al menos, así se lo han debido de enseñar...

Ese fín de semana la familia se va al pueblo, hay que terminar de recoger la aceituna que queda y el tiempo apremia...pero Margari se queda en casa, está terminando una presentación que le dará el empuje que necesita y allá en el pueblo no hay ni buena conexión ni tranquilidad (vamos, que no le apetece una mierda coger aceitunas, normal...)

Sus padres. junto con sus hermanos y la petarda, que se apunta a un bombardeo, se largan, y la casa queda desolada, al principio incomoda, pero poco a poco, se le va cogiendo el gustillo, Margari abre las ventanas y ventila, su madre, al ser muy mayor tiene pérdidas de orina, y entre eso, y que no le gusta la ducha, el olor a bodega dulzona y orín se apodera de la casa cuando está presente, es desagradable, pero se acostumbra uno, créeme...

Margari se hace un puré de Magic, con un filete de lomo y enciende las noticias, se queda petrificada al leer lo que pone en el enunciado bajo el Presidente de gobierno con aspecto muy serio...se ha decretado el estado de alarma y se exige un confinamiento en las casas hasta nuevo aviso, pero por ahora la cosa va apra largo...dicen que de tres meses para alante...


Corriendo coge el móvil y llama a sus padres (puta cobertura), y después de 20 llamadas perdidas consigue hablar con ellos, y les cuenta, no se habían enterado aún de nada, estaban llegando y sacando las innumerables maletas y cosas que llevan al pueblo,todo demasiado absurdo, sabiendo que no se van a cambiar en los próximos 6 días...aunque pensándolo bien, ahora sí que les va a faltar posiblemente ropa.

Para no aburrir os puedo decir que Margari, pasa los siguientes 15 días en su casa medianamente bien, preocupada por los suyos y por la situación, la cual, se le escapa de las manos, aun así, tantos días de confinamiento la permite trabajar y aburrirse, preocuparse, y para que nos vamos a engañar...tocarse un poquito, con la alcachofa de la ducha...un día lo leyó y en su momento le parecía la idea más absurda del mundo, pero oye...que no está nada mal, y muy higiénico!

Margari sigue en su intento de concentración, cuando de repente llaman a la puerta, al principio no lo cree, pero vuelve a escucharlo y ya se acerca a mirar por la desgastada mirilla (son muy de observar por ahi) y reconoce la silueta de un tío, aunque no sabe quién es...en un principio se aleja de la puerta pero de repente, escucha algo y se detiene....

-perdon! Hay alguien? Soy Javi, el vecino del quinto...he escuchado pasos así que sé que hay alguien...no estoy infectado, pero necesito ayuda, por favor me puedes abrir?

-Que quieres? Dice Margari, no voy a abrir a nadie...lárgate!

-Por favor, tengo claustrofobia y esto me está pudiendo, no tengo medicinas para la ansiedad ni nada, y temo hacer una locura, por favor, te lo ruego ábreme!

Para qué nos vamos a engañar, teniendo una familia tan "familiar", Margari ha pasado unos días de culo, ya no sabe con quién hablar, y siempre, a pesar de todo, ha sido buena chica, abre la puerta y con la cabeza le dice... -Pasa...!

Ese día, Javi y Margari, sentados en el sofá se contaron la vida, es increíble cómo puede fluir una conversación de una manera poco forzada, hubo cosas aburridas, secretos y risas...lo que ambos saben es que cuando Javi bajó a su casa, se fue con pena, y ella al dejarlo ir también...

El día 2 después de Javi, Margari bajó a invitarle a comer, se quedaron hablando y tomando té hasta la cena, y ya de paso cenaron juntos, Javi bajó con más pena que el día anterior, y sin darse cuenta todo se convirtió en rutina, y en necesidad, y sin querer, surgió el amor, el deseo, y por ende...la lujuria...

Margari, ya sale a comprar cada dos semanas, y compra para dos, de esta manera no están los dos expuestos, ella sabe lo que compra, y Javi no sabe aprovechar ni la mitad de las ofertas que sabe ella, así que se queda más tranquila de esta manera.

Ya se le olvidaba llamar más de dos veces al día a su familia, de hecho, hay días que es la familia quien la llamaba a ella, ella justificaba la mala cobertura, a pesar de que la familia siempre le decía que no tenían ninguna perdida, y así pasaban los días y Margari era tan feliz....

Tenía a su novio, le daba de comer, pasaba la aspiradora, colgaban las cortinas juntos después de lavadas para que no se arrugaran...y ese último estudio que le iba a dar ese empujón, pasó a un quinto plano, ya no quería ser autosuficiente, con ser la mujer de Javi le valía, pero espera....de qué trabajaba Javi?

Margari y Javi se quieren, hacen el amor en todas las partes de la casa, bueno...en todas menos en la habitación de sus padres, hay que guardar un respeto...además...Margari  sabe que su madre sabia exactamente cómo doblaba y hacía cada esquina de la cama, se hubiera percatado desde el primer momento...y eso, Margari lo sabía, porque no le dejaba ni sentarse encima del edredón, a pesar de las mil pelusas y de tener más años que la tos, ese edredón color vainilla de franela, con olor a orin de bodega, era de las reliquias más valiosas de esa casa.

Habían pasado 3 meses ya, Margari tenía una vida normal, con casa propia, con su Javi, era la hora de comer, había estado toda la mañana desde las 7 de la mañana pasando la aspiradora, repasando los cristales, cocinando y manteniendo la cocina limpia, y preparando la comida preferida de Javi, Berenjenas rellenas con bechamel, ese día Javi tardó, así que Margari bajó al 5D para ver porqué se retrasaba...

Cuál fue la sorpresa cuando contestó una mujer...
-Quien eres! Que quieres?
-Soy Margari... (Margari estaba desconcertada), esta Javi?
- Javi? Qué JAvi?

Estas últimas palabras sonaron como martillazos en la cabeza a nuestra protagonista, la cual, por si acaso, llamó al resto de quintos por si se había confundido de letra...
No hubo ni un Javi...

Subió a casa, cabizbaja, sin saber qué podía pasar...a quién había metido en casa? Cómo la podía haber tomado el pelo de esa manera?

Se sentó a la mesa, las berenjenas estaban frías, encendió la tele y vio, al presidente de turno, con un titular abajo "YA SE PUEDE SALIR DE CASA, YA NO HAY PELIGRO"

Margari, en un momento de lucidez, entendió todo, a pesar de que no quería creerlo, ese hombre la había utilizado, había utilizado su vulnerabilidad para estar en compañía, pero...era del bloque?

Llamó a su familia, ya estaban volviendo a casa, sin aceitunas, pero con más ganas que nunca, pero Margari, tenía aun una pregunta en su cabeza...seria del bloque el impostor?


Y fue de planta en planta, y piso por piso, enseñando las fotos del móvil, pero nadie lo reconocía...
Margari, de la ansiedad, subió a casa y vomitó, se encontraba mal y se tumbó en la cama...le dio tiempo a dormir, y a despertar, a ponerse frente al espejo y llorar, y de repente, algo le llamó la atención, su tripa, estaba abultada, ella jamás había tenido tripa...y sin querer un gesto con sus manos abarcando la curva, desveló lo que estaba en curso...se había quedado embarazada!

De repente escuchó las llaves, y corrió por el pasillo lleno de moqueta mustia, casi tropezándose con las aguas de las arrugas...entraron todos por la puerta, y Margari, con lágrimas en los ojos, en sujetador, y con un bombo semi notable el cual era imposible que fueran gases recibió a su familia de la manera más reveladora.

Mamaaaaaaaaa!
Lo siguiente que se oyeron fueron las maletas cayendo en la vieja tarima.
El careto del padre, mejor os lo imagináis vosotros...


Comentarios