CUARENTENA-DIA 4-


El día de hoy no ha ido mal, hemos hecho una cabaña, un arcoiris, hemos jugado a la plastilina, he hecho videollamada con amigas y familia, incluso hemos hecho un minipostre...de hecho ahora al acabar la noche he hecho una tortilla de patata para mañana y un poco de salmorejo...

Sin embargo, cuando ya creía que iba a cerrar el día bien, mi hija se ha puesto muy tontona, quería acostarse con el padre, y este está un poco regulero, no tenía el cuerpo para fiestas...
He animado a mí.hija a abrir la cama grande y la he contado un cuento como todas las noches, pero hoy no me ha pedido cantar, con ese gesto yo ya sabía que algo andaba mal...
La he acurrucado en mi huequito, como ella lo llama, y he apagado la luz, pero se puso a llorar y no podía consolarla...finalmente mi marido se metió el pobre, con nosotras en la cama y la niña sonrió un poco, pero no era suficiente...ha estado lastimosa, quejándose mucho tiempo, sin conciliar el sueño...
Yo estoy cansada de todo el día, haciendo cosas de casa, buscando entretenimiento, mostrando la mejor versión de mi, la más fuerte y poderosa, la que tiene más paciencia y más amor...y me afloran los nervios por dormirla, y por descansar  mentalmente, por abrirme un vino y tener esta media hora que ordene mis ideas, que las asiente...
Me vienen miedos, estará mala la peque de nuevo? (Ya la estoy medicando de otra), nos habrán pegado la mierda está? Hoy mi vecina que es enfermera y está al pie de cañón me dejo unas llaves para la de la limpieza...me lo habrá pegado? Se lo habré pegado yo a mi hija y mi hija a mí marido?
Mi hija se acurruca en mi, y estira el brazo para tocarme la cara mientras se duerme, el contacto físico le da tranquilidad, saber que estoy ahí para protegerla, pero incluso a nosotras se nos escapan cosas que no se pueden ni por ni ver, ni sentir, hasta que no se han hecho con las defensas de tu cuerpo...

Es horrorosa la incertidumbre, intento ser positiva y no alarmarme pero esto es como una puta pesadilla de la cual quieres despertar...necesito volver a la normalidad, pienso en cómo vamos a aguantar hasta junio de reclusión así...no es sólo la enfermedad, es la incertidumbre, es saber que nuestra vida y nuestro futuro no depende de nosotros y que todo pende de un hilo.

Es no saber cuándo voy a ver a mis padres, a mi familia, a mis amigos...es no saber cuándo vamos a dejar de tener esta cantidad de miedos para convertirse en los meramente cotidianos...y por supuesto, por más agradecidos que hayamos sido, es darse cuenta de lo bien que vivimos y lo poco que lo valoramos, sabiendo lo que tenemos ahora....

Esto es una prueba de fuego, y solo los más fuertes o físicamente o mentalmente, podrán sobrevivir...ahorremos fuerzas amig@s porque va para largo...

Besotes mil

Comentarios