No perder las ganas

Llevo tiempo hablando con una amiga del mismo tema, y creo que debería plasmarlo.

Parece que tenemos la obligación de medirnos con el mundo, cuando piensas en dicha magnitud, es cuando te das cuenta de lo absurdo del tema.
Digo tenemos, hablando sobretodo de la mujer, ese ser que ya de por sí hace suficiente magia pudiendo llevar un bebé dentro de ella misma y hacer como si no pasara nada.

Pues no, al no ser suficiente, cuando nace ese bebé queremos que todo siga siendo igual, o incluso las más exigentes mejor.
Partimos de nuestro cuerpo (una lucha constante), la casa que esté bien, volver a tener un trabajo y un salario como antes, seguir haciendo lo que antes (salir con amigos, tener tiempo con la pareja)...todo esto con una criatura que va a depender de ti las 24 horas hasta mínimo los 12 si te sale espabilado y te fias, entonces hasta puedes pensar en una media jornada porque si cae enfermo se puede cuidar solo en casa.
Pues mira, siempre se me dio mal las matemáticas pero si el día tiene 24 horas, y aunque el tiempo es un gran espacio, es imposible meter todo eso junto y que todo lo que quieres meter esté bien hecho no me salen las cuentas.
Somos las personas que más nos exigimos y que más metas nos ponemos, también pienso que somos las que nos ponemos límites, por nuestros miedos o nuestras responsabilidades, ¡Ojo! No digo que seamos las únicas que nos pongamos estas cosas, digo que somos las primeras y las que más lo hacemos, sin embargo, muchas veces vemos que es la sociedad y los que nos rodean los que lo hacen, debe ser más fácil ver con los ojos que con el corazón, echamos la culpa a lo que nos rodea, cuando lo que deberíamos ver es que no deberíamos tener limitaciones y que somos capaces de hacer todo lo que nos propongamos, hasta que no se demuestre lo contrario (insistiendo y currandotelo mucho, por supuesto).
El caso es que cuando estás a esas alturas de ser el típico nivel top, madre nivel pro que parece que es perfecta y digo parece porque la perfección no existe de nada, hay que mirar la suela, la base de todo, y ser conscientes que somos humanos, erramos, luchamos, logramos, fracasamos, o la cagamos y no pasa nada, eso es la vida, es ser, es estar y es una infinidad de factores que hacen que oscilemos en el lado bueno o malo del péndulo, pero que lo más importante, como dice mi chico, no es ganar o perder, sino no perder las ganas, y que además lo que hace que seas de una manera u otra es el lado del péndulo dónde prefieres, luchas o tiendes a permanecer...el lado bueno o el lado malo de la vida, se puede ver desde el mismo sitio en el que estás, tan solo es saber apreciar una u otra cosa.
Por mi parte me quedo con lo bueno que me ha dado la vida hasta ahora, y seguiré en el intento de conseguir que me dé más cosas.
Siempre lo he dicho, no soy una persona acomplejada, pero siempre estoy en el modo 'necesito mejorar'
Un abrazo.

Comentarios